sábado, 28 de septiembre de 2013

Ruidos Molestos

Creo que uno de los cambios de la ciudad y la sociedad se evidencia en la contaminación sonora que esta produce, el nivel de agresión crece y se llega a un punto en el que no tiene solución aparente. Todos coincidimos en que queremos descansar, pero ¿y si nó?. Que soluciones se intentan y cuál es el éxito que se persigue en este reclamo. En mi caso, yo a través de change, busco la creación de una oficina dentro del municipio que nos permita tener en cierta forma un lugar donde ir a reclamar. La “ley” está, solo que ahora hay que ponerla en práctica. Aprovecho para invitarlos a todos a sumarse al grupo de “Unidos por el Silencio” de activa y sana participación en el quehacer diario.

Publicar un comentario