miércoles, 16 de diciembre de 2015

Pisteando

Esta mañana venía pisteando como un campeón por San Lorenzo, y justo da rojo el semáforo que corta por 3 de abril. Paro y aparece un extraño sujeto y se pone a cantar al lado del cochazo. Termina y entonces le pregunto si vendía algo, ya que me había caído simpático. A lo que el tipo, peinado a la gomina, me contesta: “Esta mañana hablé con Jesus, yo soy muy creyente, y El con su inmenso amor me dijo, cantá, y cantá mucho para alegrarles el día a todos los que te cruces por la calle, sobre todo a los que más cara de culo tengan.”

sábado, 12 de diciembre de 2015

Playa

El clima en Corrientes viene jodido, tipo menopáusico, de golpe hace calor y llueve y hace calor y mucha humedad, luego muy seco y así, como fan de Barbra Streisand. Las playas se inauguraron el 27/11 pero por una cosa o por otra no pudimos ir hasta ayer.
Calor en la ciudad, las aguas del río frescas, un poco crecido el río, pero bien. Mucho guardavida, el sol casi sobre el horizonte, unas 20 personas compartiendo una playa enorme ¿Qué cosa mala puede pasar?
De golpe bajan a la playa dos señoras gordas vestidas de blanco, comienzan a hacer un extraño baile, luego una se mete un poco al río hasta las rodillas y cantando pone a flotar algo así como una caja de zapatos con caramelos, otra cosa que parecía unos bon o bon, un juguete, guirnaldas navideñas y varias chucherías más.
¿Y que hicimos los 20 pelotudos que nos estábamos bañando en ese momento? Salimos cagando del río. Sí, hicimos casi como en la película de Spielberg, cuando aparece el tiburón. Imaginate, vos estas pelotudeando de lo mejor, refrescándote,  y esa mierda se te viene para tu lado. No. Panic Attack.
Encima se trabó con la línea de boyas que marca el final de la playa, y nadie quería entrar al río otra vez. Todo hasta que apareció un bañero y se animó a ir y levantar el hilo que une las boyas para que por fin el extraño “objeto” siga su curso.  Y ahí sí, todo volvió a la normalidad y nosotros al río, mientras las señoras gordas se alejaban por la Costanera Sur hacia el puente. 

martes, 29 de septiembre de 2015

Presencias

Los niños suelen reemplazar a los padres cuando mueren por montones de personas cercanas, cada una de ella llenando una parte de ese hueco tremendo que dejó la persona que se fue. Y que luego,  de golpe, también se van yendo, y es por eso que a pesar de la distancia que el mismo tiempo nos ha impuesto, también nos duelen un poco porque todavía seguimos despidiendo a ese padre o madre ausente. 
Es inconsciente y es autodefensa ante la ausencia. Hace pocos días se ha ido el último de los hermanos de mi abuela que quedaban vivos. Y en cierta forma el rellenó el agujero tremendo que hubo en mi alma cuando murió mi madre. Solo por eso esto quiere ser un enorme GRACIAS.

sábado, 23 de mayo de 2015

Acto 25 de mayo

martes, 24 de marzo de 2015

Historias de Corrientes


Resulta que hace mucho tiempo, donde ahora hay un local de quiniela, había una carnicería acá en Corrientes, que en su momento fue bastante popular, “El Gauchito Gil” se llamaba. Estaba ubicada por Avenida Ferré casi España, por la banda norte, justo al lado de un templo evangélico, el cual a su vez antes fue un cine, pero esa es otra historia. El tema es que viene un día el dueño de la carnicería y se le ocurre pintar en SU pared una imagen del Gauchito Gil, coincidiendo que toda la vista de la imagen iba a ser para el lado del templo. Después de varias peleas, discusiones y demás sobre que la imagen era suya y de su pared, y no la podían tocar, el Pastor que estaba en ese momento se puso como loco y con su comunidad deciden levantar el murito ese, que se ve en la foto, pegado a la pared de la carnicería, solo para taparlo al “Gaucho”. Por eso es que si alguna vez esa pequeña pared cae, verán al Gauchito Gil emerger de entre medio de los ladrillos.