sábado, 12 de diciembre de 2015

Playa

El clima en Corrientes viene jodido, tipo menopáusico, de golpe hace calor y llueve y hace calor y mucha humedad, luego muy seco y así, como fan de Barbra Streisand. Las playas se inauguraron el 27/11 pero por una cosa o por otra no pudimos ir hasta ayer.
Calor en la ciudad, las aguas del río frescas, un poco crecido el río, pero bien. Mucho guardavida, el sol casi sobre el horizonte, unas 20 personas compartiendo una playa enorme ¿Qué cosa mala puede pasar?
De golpe bajan a la playa dos señoras gordas vestidas de blanco, comienzan a hacer un extraño baile, luego una se mete un poco al río hasta las rodillas y cantando pone a flotar algo así como una caja de zapatos con caramelos, otra cosa que parecía unos bon o bon, un juguete, guirnaldas navideñas y varias chucherías más.
¿Y que hicimos los 20 pelotudos que nos estábamos bañando en ese momento? Salimos cagando del río. Sí, hicimos casi como en la película de Spielberg, cuando aparece el tiburón. Imaginate, vos estas pelotudeando de lo mejor, refrescándote,  y esa mierda se te viene para tu lado. No. Panic Attack.
Encima se trabó con la línea de boyas que marca el final de la playa, y nadie quería entrar al río otra vez. Todo hasta que apareció un bañero y se animó a ir y levantar el hilo que une las boyas para que por fin el extraño “objeto” siga su curso.  Y ahí sí, todo volvió a la normalidad y nosotros al río, mientras las señoras gordas se alejaban por la Costanera Sur hacia el puente. 

Publicar un comentario