martes, 20 de febrero de 2007

Automovilismo

Ayer se me quedó el fucking cochazo. El fucking alternador. O mejor dicho el fucking regulador del fucking alternador. Menos mal que estaba Walter a mano para desarmarlo, putear casi una hora, enjuagarlo y volverlo a armar… y asunto solucionado. Esta mañana gracias a todo eso piqué para Resistencia y cuando volvía luego de haber sufrido una persecución policial (trafic de transporte de presos conducida por un policía subnormal) por la avenida chaco a 120 km por hora sin resultado alguno, más adelante me para otra camioneta de tránsito… fucking shit pensé, dieron aviso por radio… pero nó, el inspector revoleando el pito me avisa que la ruta estaba cortada y que dejaban pasar a poca gente… más adelante una diligencia, dos ramas, cuatro cascotes y dos botellas rotas, y dos valientes argentinos del partido obrero tomando mates unos metros más allá de la banquina era el piquete que impedía el paso. Varios gendarmes, armados con itacas, intentaban arreglar el tremendo despelote de tránsito (2 km. de cola) y un ford focus rojo nuevito, nuevito hecho pelota por alguna mala maniobra efectuada en el infernal kilombo del mediodía en un corte de ruta. Llegué a Corrientes 10 minutos antes de lo planeado.-

Publicar un comentario