viernes, 27 de enero de 2006

Corsos


Hoy tengo la algarabía por las nubes che, resulta que esta noche comienzan los corsos aquí, si, como muchos lo habrán intuido por el post Diarios y Viajes, aquí es Corrientes, y por esos abortos de la naturaleza debo decir que desde hace más de diez años, ese aquí, tiene que ver con el principio de la frase: “aquí… justo al frente de mi casa”…
No es por mi culpa, hubo hasta una mudanza de por medio, pero no, me trasladé y al año siguiente se mudaron los corsos justo al frente de mi nuevo departamento… Cualquiera diría: “¡Maldita mi suerte!”, pero yo no. Me gustan los corsos, aunque debo reconocer que ni siquiera voy a mirarlos, prefiero quedarme en mi casa leyendo, aunque esto suene confuso. Podría decir parafraseando al Sr. Alejandro Dolina, que el carnaval en sí, hecho justo aquí, me parece una fantochada, con la que perdemos identidad, pero los corsos me gustan por el hecho de que marcan una etapa del año, un tiempo en el que mucha gente se prepara vaya uno a saber con que intenciones y las comparsas ensayan su cuidado despelote en distintas partes de la ciudad, aquí llegan muchos camiones con maderas y caños para armar las tribunas y todo el mundo comenta sobre tal o cual comparsa que no o que sí participa y todos los años es patéticamente igual… Estos vendrían a ser como los ritos del carnaval, y tal como lo dijo Saint-Exupery “los ritos son necesarios”…
Podría recomendar Historia para el que le interese saber como comenzó todo.-

Publicar un comentario