jueves, 3 de agosto de 2006

clasificado

Nuevamente tuve que salir a las disparadas a buscar una cuidadora para mi abuela, este es un problema de larga data, así que agotadas todas las ideas puse un aviso en el diario un día jueves, el más mínimo aviso -obviamente por el precio- que decía: “necesito cuidadora para anciana cama adentro, llamar a (nro de teléfono)” y me fui a mi casa esperando que no me llame nadie, casi desahuciado... bueno... me llamaron como 100 personas y recibí más de 30 mensajes en mi celular, inclusive tuve llamadas de cobro revertido (que sin dudar no acepté), y de esta terrible forma fue como la cruel realidad me demostró cuan equivocado estaba. Ahora bien, de todos los llamados y entrevistas no saqué uno como la gente, pero hubieron tres casos memorables que cuento en detalle a continuación porque así lo merece la jugosidad y el exotismo de los mismos...
Caso uno:
Rita “la fabuladora”: este fue el primer llamado y primera entrevista, su historia fue mas o menos la de una chica de 18 años que vivía interna en un colegio llamado “la misericordia” cuidando monjas ancianas, que su madre había fallecido el año pasado, que tenía una hermana mucho mayor que ella y que esa misma noche iría al cumpleaños de 15 de una amiga... me pareció muy potable así que le tomé el número de celular y le dije que la llamaría para cubrir el franco de fin de semana que tiene la cuidadora actual de mi abuela.-
Primer llamado:
Yo: Hola Rita, te llamo para avisarte que mañana sábado a las 11:30 am te espero, tal como habíamos quedado.
Rita: Bien, a esa hora voy para tu casa.
Yo: Ok, no te quedes hasta muy tarde en el cumpleaños...
Rita: No el cumpleaños no es hoy, sino mañana... (primera contradicción)
Yo: Che, pero mañana tenes que estar a la noche con mi abuela hasta el domingo al mediodía...
Rita: Ah!, si, si, entonces no voy nada al cumpleaños
Yo: perfecto te espero
Segundo llamado (sábado 11:45 am)
Yo: Hola Rita, te llamaba para ver si vas a venir...
Rita: Ah, hola, ahora justo estoy ocupada y no pude avisarte porque no me quedó tu número registrado en el celular para llamarte... (verso inmundo)
Yo: Bueno, está bien...
Rita: Si lo que pasó es que vino mi vieja, y le estamos haciendo la torta para el cumpleaños de 15 de mi hermana...
Yo: pero como, tu vieja no se había muerto, y tu hermana no era mucho mayor que vos y era bioquímica...
Rita: eh, ah, si, eh, si, si, eeeeeeehhhh, es que es otra hermana... eeeehhhh, disculpame...
Yo: click -no de mouse, sino de corte abrupto de la llamada-
Caso Dos:
Ester “la indescriptible”: este también fue uno de los primeros llamados y de las más insistidoras y poco perceptivas, porque me llamó como cuatro veces, y luego de la entrevista me llamó para ver si había quedado...
Primer llamado:
Ester: Hola, llamaba por el aviso.-
Yo: Hola, si... bla, bla, bla, ¿es usted casada?
Ester: Soy separada...
Yo: Bien, entonces está sola...
Ester: No, tengo cinco hijos...
Yo: ¿y que piensa hacer con sus hijos porque es un trabajo cama adentro para cuidar una anciana?
Ester: Si usted me da el trabajo, los abandono a todos...
Yo: Ah, bueno... déjeme un teléfono y cualquier cosita la llamo...
Por la tarde apareció por mi departamento...
Yo: Si, ¿que busca?
Ester: Hola, yo soy Ester, esta mañana hablamos por teléfono...
Yo: Ah, si... y este tipo ¿quién es?
Ester: mi nuevo novio, y veníamos a dejarle un teléfono celular...
Yo: Ah, bueno, anoto el número y cualquier cosita la llamo...
Yo: listo, gracias por venir
Segundo llamado:
Yo: Hola...
Ester: Hola, soy Ester, la señora que....
Yo: Ah, si, si ¿y ahora que pasó?
Ester: ¿no quedé?
Yo: No, pero todavía no le avisé nada porque la señora que está se va recién en dos semanas, y todavía no tengo nada en claro, así que cualquier cosita le aviso, no se preocupe y no pierda las esperanzas (ni a sus cinco hijos)... Chau.-
Caso Tres
María Cristina “la sobreprotectora desequilibrada”, este es el caso de una señora que me llamó para preguntar, porque quería el trabajo para su hija, yo en todo momento pensé que era para ella, pero es notable la aclaración que hace cuando comienza a hablar de su hija...
Primer y único llamado:
MC: Hola, llamaba por el aviso...
Yo: Si, es para cuidar a bla, bla, bla, y es cama adentro y bla, bla, bla...
MC: Ah, que bien, me interesa mucho...
Yo: Perfecto, ¿cuantos años tiene Ud.?
MC: 58
Yo: Ah, que bien, justo lo que estoy buscando... ¿Está Ud. sola?
MC: No, yo vivo en mi casa con mi marido...
Yo: (fucking shit, esta vieja no entendió nada) y que piensa hacer con su esposo porque es cama adentro el trabajo...
MC: Lo que pasa es que yo no lo quiero para mí...
Yo: ¿¿¿Como???...
MC: Si, lo quiero para mi hija... que no es prostituta (textuales palabras)
Yo: ¿¿¿¿¿¿Como??????
MC: Si, ella es una buena chica, pobrecita, y no piense que es prostituta porque no lo es... (nuevamente textual)
Yo: Ah, bueno, cualquier cosita la llamo...
Después de recuperarme la total funcionalidad de mi psiquis, me di cuenta que no le había pedido el teléfono... pero con semejante madre, ¿quien le daría trabajo a esa chica?...
Bueno, estos fueron los casos destacados, que cada uno saque sus conclusiones y cuidado al poner avisos en el diario, uno nunca imagina con quien se va a encontrar...

Publicar un comentario