viernes, 25 de agosto de 2006

Viaje

Otra vez viajé a Venado Tuerto, estaba por viajar el 20, pero demoré la salida hasta el 21. Estos son días difíciles, pues el 20 se cumplió un año de lo de mi hermano y el 24, 25 años de lo de mi mamá. Que difícil es escribir la palabra muerte en algunas oraciones. Mi papá estaba hecho pelota, y la verdad todos estamos hechos pelota. Fue un viaje intenso en vivencias y emociones. Igualmente pude adelantar bastante en algunas cosas que tenía atrasadas (asuntos legales y otras yerbas). De ida hice una parada en Recreo (a 10 km. de Santa Fe) para almorzar en la casa de los suegros del Colo, una gente muy amable que me servía una hamburguesa tras otra, me sentí muy cómodo con ellos.-
Me enteré que hay alguien tan patético que lee esta página para fingirse mi amigo, algo que puede traducirse como un efecto secundario para el bloggista. Como siempre me quedé un día más de lo planeado, y en el viaje de vuelta me morí de calor. Durante el viaje aproveché y pagué todas mis multas de tránsito (je, je, je) y la intimación por las dos cuotas del seguro que me habían quedado pendientes. Por un tiempo respiro en paz.-

Publicar un comentario