lunes, 6 de noviembre de 2006

Sin Palabras

Esto ya parece una película de mala calidad. Tengo que hacerme exorcizar por Benedicto XVI. Ayer a las 17:00 estaba haciendo fiaca en la cama, y de golpe suena el timbre... una vez... dos veces, dejando eliminada la posibilidad de que sea alguien equivocado o tal vez algún lúdico niño que sutilmente juegue al ring raje (dícese del pendejo de mierda que toca el timbre y sale corriendo). Salgo a atender y era la policía, con una escribana y un tipo que es el dueño de la casa donde vive mi abuela diciendo que querían hacer un acta y que mi abuela estaba sola... en definitiva la situación venía mal, la gente que supuestamente alquilaba esa casa no era otra cosa que intrusos a los que querían sacar por la fuerza.- La policía y la escribana me pedían que saque a mi abuela, cosa que hice inmediatamente, tratando de quedar lo menos pegado posible en todo el lío ese que se estaba armando con el que yo no tengo nada que ver. Tengo a mi abuela en la casa de otra vecina que ya me había ofrecido de antemano cuidarla. No es la mejor situación, pero para salir del paso me sirve, y luego veremos que pasa.-

Publicar un comentario