miércoles, 20 de septiembre de 2006

amigos

Siempre tuve suerte. La vida me premió con un montón de amigos, que gracias a Dios hoy siguen estando. Gente sin la cual yo no habría durado más de cuatro o cinco días en ninguna de las actividades que emprendiera. Y ayer fue el cumpleaños de uno de mis amigotes, aunque en este caso, ¿que digo mi amigo?, ¡mi hermano de alma! (aclaro que no tomé nada con alcohol antes de escribir este post). Aunque ahora si convendría hacer un brindis, por las anécdotas pasadas, por las largas sesiones de tiros en distintos sitios periféricos de la ciudad, por la experimentación armamentística construyendo cosas tales como un silenciador casero, pretendiendo afeitar un perro muerto o destruyendo distintos objetos, por las largas tardes de pingpong (fuimos dos expertos) y las noches de pull, por las travesuras fallidas con ciertas botellas llenas de brea, por las visitas al depto. de Rosario cuando eras estudiante y yo viajaba para Corrientes. Por tu brillante y muy merecido presente como médico. Y por el futuro, por ese que faltan apenas semanas para que llegue, y por todo el resto. Por todo esto, y por tu vida, con la que construiste una gran parte de la mía. FELIZ CUMPLEAÑOS, EDU.

Publicar un comentario