domingo, 29 de octubre de 2006

Hospital

Llegamos finalmente con mi tío a eso de las 4:00 hs. Otro pequeño kilombete de gritos e insultos, y apareció el Dr. Cechetti en acción, le puso una inyección y sobrevino la ansiada calma. Y generosamente el mismo doctor, dio las indicaciones para que lo pongan en una cama, es decir, finalmente entró al hospital... y ahí comenzó el calvario del hospital... los episodios de gritos e insultos se repetían cada dos horas más o menos, yo me dediqué a conseguir una ambulancia y a conseguir una clínica psiquiátrica donde internarlo en Rosario, para lo primero conté con la inestimable ayuda de la gente de “emcofir” y del Sr. Julio (del pami), y para lo segundo con la dra. Bojanich, quién en velozmente me confeccionó la historia clínica, y todos los papeles necesarios para la internación e inclusive llamó a la clínica donde ella estimó conveniente que yo podía llevarlo, en definitiva, todavía queda gente como la gente... (continúa)

Publicar un comentario