miércoles, 12 de abril de 2006

Leyenda

Como este blog tiene un nivel informativo que nada tiene que envidiarle a ninguno de los mejores diarios de argentina, les voy a transmitir la ¿última?, desde que vivo aquí más o menos cada seis meses escucho una nueva, leyenda urbana, para que sea el terror en la próxima reunión que tenga con sus conspicuos amigos intelectuales, y pueda ampliar horizontes comunicativos en una charla que normalmente solo se limita al noble deporte del balonpié… El tema es así… antes que nada esto lo contó un amigo de un primo de mi esposa, por lo que la veracidad está un 100 % asegurada… decía… un grupete de pescadores se manda por algún caminito costero al río Parana, ambiente casi selvático, ranchitos orilleros, mosquitos y una pesca mediocre, después de largo rato de no pescar nada divisan a lo lejos un animal, posiblemente un chancho, púm, púm, y chancho a la bolsa, asadazo con el porcino en cuestión y como recuerdo de su épica aventura deciden guardar la cabeza del animal en una heladerita… salen a la ruta… control de gendarmería, gendarme recio les pide revisar el baúl del auto, intenta curiosear dentro de la heladerita y descubre con gran espanto la cabeza de un niño, interrogando a los pescadores frustrados llegan hasta el lugar del asadazo y encuentran restos de brasitos y manitos… dos de los pescadores no consumados terminan internados en el psiquiátrico y los otros dos se hacen totalmente vegetarianos…

Publicar un comentario