viernes, 5 de mayo de 2006

malogro

Malédiction ma voiture a été abîmée (ahora estoy afrancesado), y la verdad, no, no se siente lo mismo, después de estar tirado tres horas en la ruta a 40 km. de Resistencia, arreglar el auto de pedo solo armado con una tenaza, llegar a casa y descubrir que luego de bañarme cuatro veces el olor a nafta no se me va, la verdad que no hay nada mejor que unas cuantas puteadas… de esas que harían sonrojar a un marinero acostumbrado a pescar ballenas en el siglo XVII en el ártico. El asunto fue que se rompió una manguera que lleva la nafta al carburador, inmediato llamado a W! quién sugirió sutilmente embocar la manguera en el agujerito y listo… Mañana veré que tal quedó, hoy no tuve ganas. Que desazón cuando el auto se paró, casi, casi, casi panic attack cuando al levantar el capó veo todo el motor regado de nafta… pero bueno, gracias a Dios no pasó nada más de un llamado de atención para saber que hoy no era el día que tenía que viajar.-

Publicar un comentario