lunes, 1 de mayo de 2006

trabajador

El contrasentido sigue presente. El día del trabajo lo pasamos descansado, aquí en argentina con el tema del trabajo, la tenemos clara, si hasta tuvimos al primer trabajador. Yo personalmente lo recibí jugando a los bolos, no acá, sino en el casino que esta al frente de mi departamento. La foto atestigua como la suerte de mi contrincante pudo más que mi juego de estilo científico. Aunque a decir verdad, los palos estaban cargados, ya que hicimos varios strikes y cuando levantó la chapa que baja luego del primer tiro, siempre aparecía uno parado. Si así tienen los bolos, no quiero pensar lo que deben ser las máquinas tragamonedas y la ruleta.- En definitiva, unos carlitos, dos cocas y dos líneas a los bolos nos costaron $ 30… nos sometieron brutalmente.-

Publicar un comentario