lunes, 27 de febrero de 2006

abuela

Mi abuela estuvo en casa, se enojó porque no le dimos su purgante a tiempo, me dijo que no pensaba pisar nunca más mi departamento, y como vio que yo no le prestaba la más mínima atención a su berrinche y seguía escribiendo en la compu, se quiso ir... y cuando nos despedíamos, me soltó como al pasar: "Chau, que te diviertas escribiendo...". Con alegría comprobé que a pesar de sus 83 años y de su alzheimer diagnosticado al azar, mi abuela sigue siendo mi abuela...

Publicar un comentario