viernes, 17 de febrero de 2006

placeres

El placer culposo de haber mejorado la obra divina al quitar la ducha del baño, y en lugar de bañarme con unos chorritos pedorros, poder refrescarme con el potente chorro que emana directamente del caño… luego de haber cocinado, y caminado media hora bajo el sol carbonizante de corrientes a la una de la tarde, para llevarle la comida a mi abuela y que ella así como así, me diga que no la quiere, estoy seguro de que no me merecía menos…
Hoy me reí mucho con esto , chateé con muchos amigos y también me reí con ellos…
Me da mucho placer, beber el agua que viene dentro de las latas de arvejas, algo que a mucha gente que me vio hacerlo le provoca irremediables arcadas de asco…
En fin, pequeños placeres del hombre común, que hacen que valga la pena estar vivo...

Publicar un comentario