lunes, 13 de febrero de 2006

Aftosa


Estoy emocionado, este es el primer post que hago a pedido del escaso público que tengo, (hasta ahora uno), pero con esperanzas de que el número aumente explosivamente a la brevedad, así que espero no defraudar... El tema es que hoy iba a escribir algo sumamente interesante sobre el dilema del fin de las apologías dentro del marxismo, pero no, Groucho Marx (chiste fácil y re gastado) deberá esperar, pues el público pide aftosa, y si quieren aftosa, aftosa tendrán, aunque aquí el Corrientes, ya tenemos bastante…
En la foto que nos ilustra (choreada del Clarin de ayer) … vemos un notable contraste, un empleado del Senasa, al que la cara mucho no le ayuda, vestido como para enfrentar las armas químicas de Sadam, fumigando la rueda de una Chevrolet S10 de $50.000 en su versión económica y $ 87.900 en su versión full, la cual agudamente podemos inferir que no es propiedad del pintoresco empleado campestre que aparece de fondo y medio en bolas… Ahora, pregunto yo: ¿No pudieron darle ni un preservativo para que se cubra algo, aunque sea?, el tipo ese ¿Es Superman? que no se contagia de nada… a los animales, los matan y los entierran en un pozo de diez metros de hondo cubiertos con cal para no contaminar, y aunque no sea grave en humanos , ese tipo, ahí, y así desvestido, no tiene que estar…
Es para destacar la notable diferencia también sobre lo que se publica en Internet a nivel nacional, con lo que se publica aquí en Corrientes, desde donde se sostiene que está todo bien, y que solo se disminuirá en un 20 % las exportaciones, cuando la realidad es que estamos casi como en la India, donde las vacas son sagradas, no las podemos ni tocar, para otra cosa que no sea matarlas…
En el diario de hoy salió que hasta la fecha habían sido pasados por el rifle sanitario 800 animales, interesante concepto el del rifle sanitario, desde aquí propongo: “la silla electrica de re – educación”, sirve para que pasen por ella, algunos de los personajes que intervinieron en esta historia, culpables por su desidia, de que Corrientes esté como esté…

Publicar un comentario